lunes, 20 de febrero de 2017

The Last of Us

Hubo pequeñas intenciones una vez que me metí al mundo de los videojuegos, no solo viciarme, no solo agarrar el mando y distraerme, sino tratar de meterme en mundos nuevos, en mundos mágicos, nostálgicos y emocionantes. Y es que muchos de ellos han marcado mi vida, y me han ayudado cuando más necesitaba de estar bien conmigo mismo. Ellos siempre han estado allí, y todavía lo siguen estando, a más de 12 años que agarré mi primer cartucho de Sega y me puse a jugar como loco. Ellos me han hecho ser la persona que soy, ellos me ayudaron en la escuela, me hicieron un excelente estudiante, debido a que me han sacado el estrés en los peores momentos y ellos fueron los primeros que marcaron mi vida, además de mi hermosa familia, a pesar de que no les gusten para nada estos mundos.

Sin embargo, en los últimos años, los he abandonado completamente, más que nada, fue porque me cansé de jugar los mismos videojuegos que tenía, y además, porque estaba un poco triste de no poder jugar juegos de la nueva generación, e incluso, de la generación pasada. Quería y quiero probar un montón de títulos monstruosos, de calidad, como los Elder Scrolls, los Mass Effect, y un largo etc... Por eso, me deprimió bastante el no poder hacerlo.

No fue hasta este año, que revivió mi espíritu gamer,  cuando tuve por fin la posibilidad de volver a jugar a mi empolvada consola, la PS3. Y sin más preámbulos, el primer juego que me hizo desenpolvarla, fue nada más ni nada menos que un videojuego que hasta el día de hoy, da mucho de que hablar, y es nada más ni nada menos que The Last of Us.

Podría estar horas y horas hablando de este videojuego, no solo me hizo revivir el espíritu gamer, sino que me hizo ver los videojuegos de otra forma, y me hizo sentir una experiencia jugable que jamás he tocado en mi vida. Nunca pensé que algo tan descomunal se llegase a mi vida. La presencia de este videojuego la sentí como algo monstruoso e hipnótico, apenas jugar las primeras 4 horas.
Pero el resto, fue la punta del iceberg.

En mi vida, jamás vi una historia tan profunda, tan emotiva, y tan brillante como esta. De las mejores historias que he visto en un videojuego, y hasta ahora pienso, que es de los pocos videojuegos que se podría adaptar perfectamente al cine. Podría estar hablando horas, y horas sobre ella, y no me seguiría cansando de hacerlo. Es un videojuego que cualquier persona, incluso los más adultos, tendrían que probarlo, porque es una maravilla irrepetible.

Ya de por sí, el prólogo me pareció uno de los más tristes que he visto en algún videojuego. 3 personajes desconocidos, que hacen todo lo posible para poder sobrevivir a la horda apocalíptica de Zombies (O en este juego, chasqueadores), y de la gente que se anda viniendo abajo conforme vamos metiéndonos. Un desenlace fatal, que nunca pensamos que pudiese haber pasado. Y le pasó al personaje menos pensado.

20 años después, uno de esos desconocidos, un hombre, llamado Joel, se gana la vida lamentablemente trabajando de contrabandista. Sin embargo, el mismo, descubre a una misteriosa chica llamada Ellie, la cual, repentinamente descubre que es una chica mucho más fuerte de lo que uno pueda imaginar para una menor de edad. 
Al principio no es creíble, pero resulta que ella tiene la cura para la humanidad, es inmune, y puede hacer añicos a cualquier cosa que se mueva. Luego de unos largos sucesos, Joel y Ellie se emprenden en esta larga aventura, y viviendo un sin fin de momentos tanto crueles como emotivos.

Una historia que para entenderla en su totalidad, debes de conocer la profundidad de los personajes, la caracterización de cada uno de ellos, cuales son sus inquietudes, que cosas esconden, y un montón de momentos relacionados entre ellos.
Quizás, sea el único juego, en mi opinión, que hasta los personajes secundarios se hacen inolvidables. De los cuales, incluso hasta sus peores partes puede llenarte el alma.

El final no tiene desperdicio, es de los mejores finales que he visto en algún videojuego. Muchos esperaban un Happy Ending, y han estado bastante equivocados. Un desenlace que te hace abrir tu mente, y te hace plantear un montón de cosas, que para algunos, son difíciles de contestar. Habrías hecho lo mismo que se hizo en la parte final? 
Para aquellos que jugaron el juego, yo les diría que en este mundo, probablemente... algunos dirían que no (en mi caso sí). Pero era el mundo de The Last of Us, y el pasado, es el que juzga todo para el personaje protagonista del desenlace, que cometió una acción egoísta, pero vista desde otro ángulo, pareció la más correcta, luego de todo lo que ha pasado. No es ningún ángel, pero la sociedad lo dañó por completo, y eso es algo imperdonable.

En fin, una experiencia única, e inigualable, que merece ser jugada por cualquier persona, que sea amante de un guión tan descomunal y perfecto como este. Les aviso, que se acompaña de una excelente traducción al castellano, y tiene a una de las mejores bandas sonoras, hecha por el mismísimo compositor argentino, Gustavo Santaolalla, del cual, muchos estamos agradecidos por su trabajo en un proyecto tan gigante como este. Gracias Gus, por llevar nuestra cultura a otros lugares!.

Calificación: 10/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario